- Portada - Responder - Estadísticas - Registrarse - Buscar -

Sociedad / CARTA ENCÍCLICA CARITAS IN VERITATE BENEDICTO XVI
  
Autor Mensaje
El Faru
Enlace texto completo:
http://www.vatican.va/holy_father/benedict_xvi/enc yclicals/documents/hf_ben-xvi_enc_20090629_caritas -in-veritate_sp.html

Fragmentos de la carta:
En el ámbito social, jurídico, cultural, político y económico, es decir, en los contextos más expuestos a dicho peligro, se afirma fácilmente la irrelevancia de la caridad para interpretar y orientar las responsabilidades morales.
La verdad libera a la caridad de la estrechez de una emotividad que la priva de contenidos relacionales y sociales, así como de un fideísmo que mutila su horizonte humano y universal.
La caridad exige la justicia, el reconocimiento y el respeto de los legítimos derechos de las personas y los pueblos.
En una sociedad en vías de globalización, el bien común y el esfuerzo por él, han de abarcar necesariamente a toda la familia humana, es decir, a la comunidad de los pueblos y naciones.
En realidad, las instituciones por sí solas no bastan, porque el desarrollo humano integral es ante todo vocación y, por tanto, comporta que se asuman libre y solidariamente responsabilidades por parte de todos.
Pablo VI ya puso en guardia sobre la ideología tecnocrática, hoy particularmente arraigada, consciente del gran riesgo de confiar todo el proceso del desarrollo sólo a la técnica, porque de este modo quedaría sin orientación.
El desarrollo humano integral supone la libertad responsable de la persona y los pueblos: ninguna estructura puede garantizar dicho desarrollo desde fuera y por encima de la responsabilidad humana. Los «mesianismos prometedores, pero forjados de ilusiones», basan siempre sus propias propuestas en la negación de la dimensión trascendente del desarrollo, seguros de tenerlo todo a su disposición. Esta falsa seguridad se convierte en debilidad, porque comporta el sometimiento del hombre, reducido a un medio para el desarrollo, mientras que la humildad de quien acoge una vocación se transforma en verdadera autonomía, porque hace libre a la persona.
Sólo si es libre, el desarrollo puede ser integralmente humano; sólo en un régimen de libertad responsable puede crecer de manera adecuada.
El objetivo exclusivo del beneficio, cuando es obtenido mal y sin el bien común como fin último, corre el riesgo de destruir riqueza y crear pobreza.
El estar sin trabajo durante mucho tiempo, o la dependencia prolongada de la asistencia pública o privada, mina la libertad y la creatividad de la persona y sus relaciones familiares y sociales, con graves daños en el plano psicológico y espiritual.
La excesiva sectorización del saber, el cerrarse de las ciencias humanas a la metafísica, las dificultades del diálogo entre las ciencias y la teología, no sólo dañan el desarrollo del saber, sino también el desarrollo de los pueblos.
A veces, el hombre moderno tiene la errónea convicción de ser el único autor de sí mismo, de su vida y de la sociedad. Es una presunción fruto de la cerrazón egoísta en sí mismo.
Al mismo tiempo, persisten a veces parcelas culturales y religiosas que encasillan la sociedad en castas sociales estáticas, en creencias mágicas que no respetan la dignidad de la persona, en actitudes de sumisión a fuerzas ocultas.
La solidaridad es en primer lugar que todos se sientan responsables de todos; por tanto no se la puede dejar solamente en manos del Estado.
El turismo internacional se plantea con frecuencia de manera consumista y hedonista, como una evasión y con modos de organización típicos de los países de origen, de forma que no se favorece un verdadero encuentro entre personas y culturas.
Los pobres son en muchos casos el resultado de la violación de la dignidad del trabajo humano, bien porque se limitan sus posibilidades (desocupación, subocupación), bien porque se devalúan «los derechos que fluyen del mismo, especialmente el derecho al justo salario, a la seguridad de la persona del trabajador y de su familia.
Sobre todo, es preciso que el intento de hacer el bien no se contraponga al de la capacidad efectiva de producir bienes.
Es de desear un papel más incisivo de los consumidores como factor de democracia económica, siempre que ellos mismos no estén manipulados por asociaciones escasamente representativas.
Mientras los pobres del mundo siguen llamando a la puerta de la opulencia, el mundo rico corre el riesgo de no escuchar ya estos golpes a su puerta, debido a una conciencia incapaz de reconocer lo humano.

Miembro# Publicado: 9 Jul 2009 14:24
Responder 
gonzalito
vaya potarrada

Miembro# Publicado: 14 Jul 2009 20:52
Responder 
criterio
Hipocresía en estado puro, ¿Acaso esta gente lee la misma biblia que tengo yo en mi casa?

Es más, cuando le tocó hablar de la jerarquía de la iglesia de su tiempo lo dijo bien claro (Mateo Capítulo 23):
4 Atan pesadas cargas y las ponen sobre las espaldas de los hombres, pero ellos ni con un dedo hacen por moverlas.
5 Todas sus obras las hacen para ser vistos de los hombres. Ensanchan sus filacterias y alargan los flecos;
6 gustan de los primeros asientos en los banquetes y de las primeras sillas en las sinagogas,
7 y de los saludos en las plazas, y de ser llamados por los hombres "rabí."
8 Pero vosotros no os hagáis llamar "rabí," porque uno solo es vuestro Maestro, y todos vosotros sois hermanos.
9 Ni llaméis padre a nadie sobre la tierra, porque uno solo es vuestro Padre, el que está en los cielos.
10 Ni os hagáis llamar doctores, porque uno solo es vuestro doctor, el Mesías.
11 El más grande de vosotros sea vuestro servidor.
12 El que se ensalzare será humillado, y el que se humillare será ensalzado.
25 ¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas, que limpiáis por defuera la copa y el plato, que por dentro están llenos de rapiñas y codicias.
26 Fariseo ciego, limpia primero por dentro la copa y el plato, para que también su exterior quede limpio.
27 ¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas, que os parecéis a sepulcros encalados, hermosos por fuera, mas por dentro llenos de huesos de muertos y de toda suerte de inmundicias!
28 Así también vosotros por fuera parecéis justos a los hombres, mas por dentro estáis llenos de hipocresía e iniquidad.

2000 años después, y que a cuento vienen estas palabras...

Miembro# Publicado: 18 Ago 2009 21:51
Responder 
Su respuesta
Estilo Negrillas  Estilo Italico  Estilo Subrayado  URL De La Imagen  URL De La Web  YouTube URL 

» Usuario  » Contraseña 
Solo los Usuarios Registrados pueden postear Aqui.
 

Ahora están Online: Invitados - 1
Miembros - 0
Record de usuarios el día: 0 [1 Ene 1970 00:00]
Invitados - / Miembros -
los foros de Ribadesella.com © 1999 -2022