- Portada - Responder - Estadísticas - Registrarse - Buscar -

Sociedad / FOTOGRAFIAS DEL PASADO
<< . 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . 9 . 10 ... 25 . 26 . >>  
Autor Mensaje
Tere


Uploaded with ImageShack.us

Preciosa fotografía, que nos cede """el susodicho"""" ,para el disfrute de todos nosotros.
La PLAZA NUEVA en 1898.Sabemos más cosas de la plaza y su evolución en el tiempo., que era, o como era en 1800, la Plaza nueva.

# Publicado: 2 Dic 2011 10:52 - Editado por: Tere
Responder 
Tere


Uploaded with ImageShack.us

# Publicado: 2 Dic 2011 11:13
Responder 
Tere


Uploaded with ImageShack.us

AÑO 1920 Desembocadura Rio San Pedro

# Publicado: 2 Dic 2011 13:35
Responder 
Amalia
Error

Miembro# Publicado: 2 Dic 2011 13:41 - Editado por: Amalia
Responder 
ani
Fuente: http://sites.google.com/site/cepamsantosmaristas/2 015-hermano-15

No especifica el lugar de la "escuela" pero sí que hubo maristas en Ribadesella.

Hermano José Arimatea
1-Reseña biográfica

El H. José de Arimatea (Restituto Santiago Allende) nació cerca de Santander, el 10 de junio de 1902. Toda su formación marista, desde el juniorado hasta el escolasticado, se desarrollará en Anzuola, en el País Vasco.

Tiene un carácter primario y a veces da la impresión de ser huraño y pendenciero, lo cual no facilita las relaciones sociales.

Aprovecha el tiempo del Segundo Noviciado, en 1930, en Grugliasco, para dominar su natural fogoso; y a su regreso, los Hermanos descubren que se ha vuelto más pacífico y más sociable. Sin embargo, a veces su naturaleza le puede y los Hermanos de su comunidad lo encuentran arisco, y con reacciones rápidas. Así, por ejemplo, durante la revolución de Asturias, en octubre de 1934 (mes en que fue asesinado el Hno. Bernardo), un policía entrega a los Hermanos una pistola para defenderse en caso de necesidad. Un día, los Hermanos salen de paseo y llevan consigo la pistola cargada. Pasan delante de una taberna donde había una docena de individuos; uno de ellos salta con tono provocativo: «Esta noche, vais a ver cómo corre la sangre». El director le responde: « Y las balas, ahora mismo, si quieres». Esta reacción, alejada del espíritu de las bienaventuranzas, nos muestra sin embargo su determinación y su valentía. El H. José de Arimatea no puede quedarse mudo ante las injusticias del alcalde, por ejemplo, o antes las inmoralidades que se cometen.

Este hombre de carácter algo violento, prepara sin embargo a los niños a la Primera Comunión y les infunde el amor al Señor; dirige la schola cantorum para hacer más hermosas y más solemnes las celebraciones litúrgicas de la parroquia. Está siempre dispuesto a admitir gratuitamente a los niños pobres en su escuela. Se muestra paternal y justo con los obreros que trabajan en la escuela, y nunca despide con las manos vacías al pobre que llama a la puerta. Cuando el joven farmacéutico del pueblo, poco religioso, contrae la tuberculosis, el Hermano va a cuidarlo noche y día con tanta atención que el enfermo se acerca a la Iglesia y muere reconciliado con Dios. Este gesto hace merecedor al Hermano director de la estima de la población, pero no la del alcalde al que echa en cara sus injusticias, ni la del maestro de la escuela pública que no desea sino que se cierre la escuela de los Hermanos.

El 25 de julio, el pueblo de Ribadesella cae en manos de los marxistas. Hacia la una de la madrugada, un grupo de milicianos irrumpe en la escuela, con orden de detener al director. Sólo le buscan a él y sólo le detienen a él. No molestan a los demás hermanos, les permiten quedarse en casa, e incluso piden al H. Demetrio Ortigosa Oraá, subdirector, que substituya al director. El tiempo pasado en la cárcel será largo, penoso y concluirá con la muerte el día 4 de septiembre de 1936.


2-Caminando hacia el martirio

Los primeros signos de ensañamiento contra los Hermanos datan del 16 de marzo de 1936. Tres Hermanos que volvían de la iglesia parroquial, ya de noche, son apedreados. Esa misma noche, la comunidad se despierta con violentos golpes en las puertas. La policía local requiere al director, le presenta una orden de detención y procede a inspeccionar la escuela. A los Hermanos se les acusa de organizar un complot para asesinar al alcalde, de esconder armas, de fabricar gases tóxicos y explosivos. No encuentran nada de eso, pero se llevan al director que comparece ante el alcalde. El H. José de Arimatea, con su temperamento fogoso, no deja de reprochar al señor alcalde su credulidad.


Después del 22 de julio, Asturias cae en manos de los marxistas. Por la tarde del día 25 de julio, fiesta de Santiago, detienen al párroco y lo llevan al ayuntamiento bajo la burla de la gente. Es el comienzo de la persecución.

Arrestan al H. José de Arimatea a la una de la madrugada siguiente y lo mantienen recluido en el sótano de la casa del pueblo. Como este local es un reducto de poca cabida, todos los prisioneros serán encerrados en la iglesia transformada en cárcel. Hasta el 15 de agosto, para todos, pero especialmente para los sacerdotes y religiosos, la vida es un verdadero calvario de humillaciones y de sufrimientos físicos. Los guardianes se comportan como verdugos y los dirigentes ejecutan y aplican condenas sumarias de increíble crueldad. Por ejemplo, al comandante de artillería, Luis Berenguer, lo atan a un árbol y lo queman vivo.

Cuando el barco de mercancías Mistral llega a puerto, los prisioneros deben realizar, bajo las burlas y los insultos de los milicianos, las tareas de carga y descarga, y eso que están apenas alimentados. El sacerdote es la víctima preferida de las risotadas y de los insultos.

El 14 de julio, los milicianos separan a trece detenidos, entre los cuales está el párroco de Ribadesella y otros tres sacerdotes de los alrededores. Los llevan al cementerio y los acribillan a balazos. El día siguiente, una camioneta lleva al cementerio al H. José Arimatea y a otros dos. La elección del grupo ha sido deliberada: el Hermano deberá enterrar a su amigo cura, el segundo enterrará a su hermano y el tercero a su cuñado. El ver los cuerpos cosidos a balazos causa una profunda amargura en el corazón del Hermano; es una herida profunda, pues el Hermano y el sacerdote colaboraban en todo el trabajo de la parroquia.

El 4 de septiembre, suben al Hermano a un camión lleno de otros condenados a muerte. Llegados a la boca de un pozo minero, les atan las manos con alambres y los arrojan vivos al fondo del pozo. Ahí quedan abandonados y mueren de hambre. Los labradores cercanos a ese lugar oyen por las noches gritos espantosos que no les dejan dormir.


Cuando, en octubre de 1937, el ejército de Franco se apodera de Asturias, la Cruz Roja procede a las exhumaciones. Los restos del Hermano son reconocidos por la sotana, las iniciales de la camisa y el escapulario.

El 3 de junio de 2000, los restos mortales del H. José de Arimatea son inhumados en la iglesia parroquial de Ribadesella.

La señora María Cuevas Vitoreo, cocinera de la comunidad, iba frecuentemente a ver al Hermano a la cárcel. Nos ha dejado este testimonio: «Yo iba a visitarlo todos los días, y le llevaba ropa y comida. Nunca le oí quejarse de la Providencia, y como yo le animaba y le decía: "Ya verá como sale de aquí", él me respondía: "No, no va a ser así", me van a matar porque soy religioso, pero lo acepto porque es Dios quien me ha elegido. »...En la cárcel, le vi rezar muchas veces. Tenía el rosario, el escapulario y el crucifijo de su profesión. Pocos días antes de morir me entregó el crucifijo para que no lo profanasen. »

Miembro# Publicado: 2 Dic 2011 13:47
Responder 
ani
...Buscando, buscando...encontré la ubicación del colegio...

Autor: Ramón Capín Rama*, licenciado en Filología Inglesia y profesor de Educación Secundaria y Formación Profesional.
Fecha: 1 de octubre de 2009.

A pesar de haber tenido un papel muy relevante en la historia de Ribadesella como ejemplo de altruismo y generosidad, la vida de las hermanas doña Lorenza, doña Emilia y doña Pilar Pérez del Peso resulta poco conocida en la villa.
Procedentes de Cuba, a finales del siglo XIX las tres hermanas y su padre se instalan en Ribadesella, y fundan una institución educativa ubicada en la actual calle Manuel Fernández Juncos, número 11, 2º piso (sobre el mesón Rompeolas). En esta institución llegarían a atender hasta a tres generaciones de algunas familias del pueblo.
Las tres maestras constituían verdaderos modelos de caridad y desinterés. Aunque se trataba de una escuela privada, en realidad asistía todo aquel que lo necesitaba, tuviera o no medios para pagar la enseñanza. Niños y niñas de familias muy humildes acudían regularmente a clase como si se tratase de una escuela pública y gratuita.
Doña Pilar pronto se marcha a ejercer de maestra pública a Ciaño (Langreo), quedando doña Lorenza y doña Emilia a cargo de la escuela. Si bien en un principio se trataba de una escuela mixta (como se puede observar en la foto), posteriormente los alumnos varones fueron trasladados a algún otro centro, por lo que la escuela de las hermanas Pérez del Peso pasó a especializarse en enseñanza para niñas.
Pronto se abrirían otros colegios privados en el pueblo. Los archivos consistoriales mencionan varias «escuelas particulares», como la de doña Paz Díaz, la de doña Pilar Calvo, la de doña María de Jesús Suárez, la de doña María Dolores Alea Méndez (todas de niñas) y el colegio de don Indalecio Lafuente (de niños). Además de las Escuelas Graduadas de la Atalaya, existían colegios públicos de primera enseñanza en diversas aldeas del concejo como Collera, San Esteban, Moru, etcétera. Tanto los centros públicos como los privados estaban sometidos a la intervención de la administración local.
Posteriormente, se fundarían varios centros educativos en la villa, a saber: el actual Colegio de las Religiosas Dominicas de la Anunciata, el de los Hermanos Viatores (de San Viator) en el antiguo edificio de la Guardia Civil, el de los Hermanos Maristas en uno de los chalés de El Cobayu (después edificio de Aduanas), el colegio San José en la calle Comercio, el Colegio Libre Adoptado Fundación Ruisánchez en la playa y, finalmente, el actual Instituto de Enseñanza Secundaria Avelina Cerra.
A finales del siglo XIX se había constituido en el consistorio riosellano una Junta Local de Primera Enseñanza, compuesta por el Alcalde, el cura párroco, un concejal, dos vocales y un secretario. Las funciones de esta Junta consistían en realizar periódicamente un control y evaluación tanto del equipamiento de los centros escolares de la villa y concejo, como del progreso educativo-cultural del alumnado. (Nuestro sistema educativo actual tendría algo que aprender de aquellos tiempos).
En acta consistorial de fecha 20 de julio de 1896, en referencia a una inspección realizada en la escuela de las hermanas Pérez del Peso, se dice lo siguiente:

«Se hallan matriculadas en dicha escuela sesenta niñas (?). La Comisión examinadora hace especial mención de esta escuela por haberla encontrado en un estado muy próspero revelando las niñas de todas las Secciones conocimientos sólidos en las materias que fueron objeto de examen, razón por la cual la Comisión, en la calificación para los premios, haciendo verdadera justicia, adjudicó en letras y labores quince premios primeros, cuatro segundos y cuatro terceros».
En la foto que acompaña a este artículo, en la que se ve a doña Emilia sentada en el centro, se han podido identificar, entre otras, a las siguientes personas: Teresa, María y Carmen Blanco, Carlos y Eriberto Prieto de la Villa, Pepe, Consuelo, Carmen, Irene y María Fernández, Marita y Asunción (Chochó) Ruiz, Paulita, Carmina y Gloria González, Manolo, Fernando, Antonio y José María Quesada, María Cueto, Carlos Piélagos, Lolina Prieto, Ricardo Cangas, etcétera.
Las hermanas Pérez del Peso tenían en su piso-escuela una sirvienta riosellana llamada Rita Berbes. Considerada como parte de la familia, quienes la conocieron la describen como una persona que «siempre estaba de buen humor». Tenía por costumbre freír rodajas de pan y echarles azúcar por encima para dárselas a los alumnos a modo de golosina. También solía cantarles coplillas, como por ejemplo la siguiente:

Rita Berbes tenía un burru-que le ganaba el jornal.
Al burru le entró la peste
y Rita se echó a llorar.
Cachilipún si el borrico se /muere,
cachilipún qué le vamos a /hacer.
Cachilipún guardaré el /esqueleto
cachilipún para hacerme un /corsé.

El afecto entre Rita y las maestras llegó a tal extremo que, estando doña Pilar jubilada de su plaza en Langreo, y ya de regreso en Ribadesella, al quedarse Rita ciega al final de su vida, doña Pilar decidió irse con ella al Asilo de Ancianos para evitar que se quedase sola y poder atenderla en su ceguera.
En un acta del Ayuntamiento fechada el 21 de septiembre de 1896, se señala la toma de posesión de doña Lorenza como «maestra interina en la escuela de niñas de esta Villa». A partir de ese momento, doña Emilia se queda encargada de la escuela privada; y doña Lorenza comienza a trabajar en las Escuelas Graduadas de la Atalaya, en colaboración con don Valeriano Díaz Saraste (conocido como el Maestrón), encargado de la Escuela de Niños.
Resulta sorprendente la extraordinaria valoración que la Junta Local de Primera Enseñanza hacía de la labor de doña Lorenza en las Escuelas Graduadas; según consta en un acta municipal de fecha 20 de julio de 1902, en la Escuela de Niñas se observa: «el orden más completo (?) excelente disciplina y atención y compostura esmeradas (?) todo lo cual honra sobre manera a su ilustrada y celosa profesora doña Lorenza Pérez del Peso (?). La soltura y desembarazo con que las niñas contestan a las preguntas que se les dirigen y los brillantes conocimientos que alcanzan en todas las asignaturas, satisfacen al examinador más exigente y satisfecha queda la Junta Local de la buena organización y resultado obtenido en los exámenes de esta bien atendida escuela».
Escasas son las veces que un maestro o profesor ve elogiada su labor educativa de esta guisa en la actualidad. Con el tiempo, doña Lorenza llegaría a formar parte del Consejo Local de Primera Enseñanza del municipio.
Pero no es sólo en el terreno profesional en el que destacaba esta buena señora. Su abnegación la llevaría a hacerse acreedora, como veremos, de un galardón por su labor social con los más necesitados. Don Valeriano y doña Lorenza fundaron en la cantina de las Escuelas Graduadas un comedor gratuito en el que los alumnos pobres del municipio degustaban los exquisitos menús elaborados por la cocinera, conocida como Celia la de Llope. Además, doña Lorenza fundó una «escuela dominical» en la que impartía clases particulares gratuitas a chicas analfabetas que trabajaban de sirvientas por el pueblo.
Por si esto fuera poco, el piadoso corazón de esta maestra la llevó hasta el extremo de poner en peligro su propia vida. En el año 1917 hubo una terrible epidemia de gripe que causo gran mortandad entre la población del concejo riosellano; por testimonios orales sabemos que por el puente que cruza la ría se llegaron a ver hasta tres ataúdes seguidos camino del cementerio. Ante esta situación, doña Lorenza se dedicó a repartir comida gratuitamente por las casas de familias pobres afectadas por la enfermedad, con el consiguiente riesgo de contagio de aquella gripe letal.
Por esta razón le fue concedida una condecoración de beneficencia consistente en un broche para colocar en la solapa. ¿Podemos aventurarnos a decir que debió de ser el único galardón de esta índole que se ha otorgado en Ribadesella? Creemos que sí.
Con todo este bagaje educativo y social, sin embargo, esta maestra no se libraría de sufrir las consecuencias de nuestra incivil guerra civil. Siendo su único «pecado» el profesar una enorme fe cristiana que, como hemos visto, no se limitaba a dar golpes de pecho, doña Lorenza fue destituida de su puesto de maestra por las fuerzas republicanas. Y, a pesar de no tener significación política alguna, sería encarcelada durante varios meses en Cangas de Onís. Liberada posteriormente por los mismos que la detuvieron, permaneció en Cangas durante un tiempo, hasta que finalmente las fuerzas nacionales la reintegraron en su cargo de maestra en Ribadesella.
Tras lo dicho aquí, podemos afirmar que «Las Cubanas», como las gentes del pueblo solían llamar a las maestras, encarnaban un verdadero paradigma de virtud. La humanidad que desbordaban doña Lorenza, doña Emilia y doña Pilar solamente se observa, muy de tarde en tarde, en personas dotadas de un don, de una gracia que nos supera al resto de los mortales.
La impronta que dejaron en Ribadesella nunca debería olvidarse. Sirva este humilde artículo para actualizar y conmemorar la memoria de tan excepcionales personas.
Agradecemos la colaboración de doña Carmen Alonso, doña Maruja Pérez y doña Maruja Arias, sin cuya contribución este artículo no hubiera podido escribirse.

NOTA:
(*) Este artículo fue publicado también por su autor en la página 10 del diario asturiano La Nueva España, el miércoles 12 de agosto de 2009, dentro «La Alataya» --nombre de su sección como colaborador con este medio-- y con el siguiente título: Semblanzas riosellanas: las hermanas Pérez del Peso.

Miembro# Publicado: 2 Dic 2011 14:09
Responder 
Tere
Aní , gracias , por tu respuesta y como dijo en su día Cubano , eres una persona muy inteligente, pues siempre respondes, con la veracidad de cómo sucedieron los acontecimientos y encima sabes buscar la autenticidad de los hechos , lo que más admiro es tu valor a escribirlo, dentro de este foro..con esa forma directa que solo tú eres capaz de hacer.

Siempre me llamo la atención.

1.-El famoso Broche , que recibieron, y él un único dado en Ribadesella como seria y que llevaría acuñado, dicho broche, Eso sería una cosa a potenciar, en aquellos que sean merecedores de tal cosa.

2.-Tambien la labor de estas extraordinarias """"cubanas"""" y de algún cubano que desplegaron un gran amor por Ribadesella, y como dice el artículo, no es reconocido y apenas recordado todo lo que aquí, tu nos recopilaste y nos pusiste, para leer.

3.-Tambien es correcto la preparación que recibían los alumnos en aquella época siendo Ribadesella el pueblo con mayor numero de alumnos que obtuvieron el Bachillerato de Estado de toda España, por algo seria.

4. Darte las gracias , por el artículo, que has buscado y nos has colocado, con el cual personalmente he disfrutado mucho leyéndolo.

Un saludo y gracias Ani

# Publicado: 2 Dic 2011 14:53
Responder 
ani
Escuela de las hermanas Pérez del Peso



Miembro# Publicado: 2 Dic 2011 16:05
Responder 
Tere
Pasado o presente, esta casa.




Uploaded with ImageShack.us


Porque a unos si y a otros no, se les permite , fabricar de esta manera.

# Publicado: 2 Dic 2011 18:59
Responder 
Tere


Uploaded with ImageShack.us

# Publicado: 2 Dic 2011 19:00
Responder 
Tere


Uploaded with ImageShack.us

# Publicado: 2 Dic 2011 19:01
Responder 
petitaazul
Buenas tardes,

Ani, muchas gracias por la información que has aportado. Es muy interesante lo que cuenta y desconocida seguramente para la mayoría de los riosellanos.
Tere, en la casa que pone pasado o presente, ¿puede que sea la que antiguamente había una cuadra de ganado durante muchos años en la subida a Guia?, Si es así como yo creo tengo muy buenos recuerdos de ella y de los praos del Llano la Horca.

Saludos
Petitaazul

Miembro# Publicado: 2 Dic 2011 21:28
Responder 
<< . 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . 9 . 10 ... 25 . 26 . >>
Su respuesta
Estilo Negrillas  Estilo Italico  Estilo Subrayado  URL De La Imagen  URL De La Web  YouTube URL 

» Usuario  » Contraseña 
Solo los Usuarios Registrados pueden postear Aqui.
 

Ahora están Online: Invitados - 1
Miembros - 0
Record de usuarios el día: 0 [1 Ene 1970 00:00]
Invitados - / Miembros -
los foros de Ribadesella.com © 1999 -2022