Con la lista de favoritos puedes crear tu mejor guía de viaje
ribadesella.com
Motos de agua en Ribadesella

Motos de agua en Ribadesella

Por la costa de los dinosaurios

Actualizado el 6 junio 2022
Motos de agua en Ribadesella
flickr reports: Photoset not found

    Por la costa de los dinosaurios

    Alquilar una moto de agua en Ribadesella es una experiencia que cada vez más gente recomienda, y lo hacen por el itinerario en sí mismo, un tramo de costa muy privilegiado, de los más bellos de España, que el boca a boca a convertido en viral.


    Enfundados en su traje de Neopreno, aficionados llegados de toda España atienden a las explicaciones de los monitores en pantalanes específicos para las motos acuáticas, esperando ansiosos la salida a mar abierto para ver con sus propios ojos las maravillas que otros les han contado o que han visto por internet. Pero…

    ¿Qué es la costa de los dinosaurios?

    La costa jurásica asturiana se extiende de Gijón a Ribadesella. El hecho de que la excursión en aguas riosellanas haya acaparado el sobrenombre de «Costa de los Dinosaurios» obedece, además de a su condición geológica y la presencia de ignitas en la zona, al abrumador impacto de este entorno, sin presencia humana a la vista, con enormes acantilados que desembocan en abismos estrechos, chimeneas excavadas por la mar por donde rugen los estruendosos «bufones» cuando el mar está bravío. Y farallones en medio del trayecto, y cuevas marinas a los pies de los precipicios, en las zonas que los perceberos llaman llancares, y la presencia dominante de la cordillera cantábrica como una continuidad de los propios acantilados… todo esto hace que el itinerario nos sobrecoja sobremanera y nos haga más pequeños, sometidos a fuerzas telúricas quizás de otro tiempo.

    A lomos de nuestra moto la aventura es doblemente atractiva.

    ¿Cómo es este recorrido en moto de agua?

    Esta excursión marina no es la típica salida en moto acúatica para sentir la velocidad, sortear el oleaje y soltar adrenalina -que también lo es- , sino que supone una ocasión única para conocer de primera mano un litoral que es un auténtico espectáculo natural.

    Este tramo costero, cuyas maravillas ya conocían los marineros y los aficionados a la pesca deportiva desde hace muchos años, se extiende alrededor de 10 kilómetros lineales. Saliendo del muelle de Ribadesella, bordeamos el emblemático Monte Corberu. A nuestra derecha, en la orilla, vamos dejando atrás las siluetas rocosas de algunos de los pedreros («pedrales» en el habla local) más bellos de Asturias, como Socampo, Canales, Borines, La Atalaya, Xico o Arbidel, acercándonos poco a poco al pedral de Arra, un punto geológico de relevancia mundial, pues su estudio resulta clave para comprender el origen de Asturias y de la cordillera Cantábrica. Los geólogos aseguran que este punto explica la evolución de la falla de Ribadesella, una fractura que atraviesa todo el municipio y que surgió hace 33 millones de años.

    Es en las inmediaciones de Arra, y debido a esta falla, la costa cambia abruptamente de los bajos acantilados jurásicos de pizarra a los acantilados altos, abruptos y cársticos que nos acompañarán ahora en nuestro recorrido. Todos ellos sirven de grandiosa barrera natural para frenar el fuerte oleaje del mar Cantábrico. Empezando por unos que provocan canguelo: «los Acantilados del Infierno«. Al poco rato arribamos al pedral de Tomasón, una bahía con estremecedores arcos suspendidos sobre el mar que cruzamos con nuestras motos. E islotes como «Palu Pequeñu» y «Palu Verde» allí mismo; farallones desprendidos de la costa que nos dejan sin palabras.

    Unos pocos kilómetros más adelante circulamos en paralelo al Castru Arenes y las inmediaciones de la playa de Guadamía, donde finaliza la ida de nuestra excursión. En esta última zona los bufones o saltos de agua del mar a través del acantilado, ha terminado por modelar también oquedades complejas y enormes por las que nos adentramos con nuestras motos. Acceder a estas cuevas marinas es uno de los momentos más mágicos de la excursión: el color verde del agua y los rayos de sol perforando el acantilado como pequeñas vidrieras de una catedral trabajada en la roca. Impresionante.

    A la vuelta nos abrimos un poco más en el mar abierto y, ya sin paradas, ponemos a prueba la potencia de nuestras motos; siguiendo eso sí, las indicaciones y las recomendaciones de nuestro monitor, y sin sobrepasarlo en ningún momento.

    Alquilar una moto de agua en Ribadesella

    La costa riosellana es un escenario privilegiado de las excursiones acuáticas para todos los públicos, y las empresas de aventura de la localidad descartarán siempre aquellas jornadas que no resultan idóneas para la actividad, por mal estado de la mar o escasa visibilidad. Cuando sí es posible subirse a la moto, estas empresas nos proporcionan todo el equipo necesario y sus monitores profesionales se harán cargo de nuestra seguridad. El punto de partida es el muelle local donde, una vez provistos del traje de neopreno en las instalaciones de estas empresas, accederemos al pantalán de las motos por una rampa cercana al embarque.

    No se necesita tener experiencia en la conducción de motos de agua, ni ninguna titulación al efecto. Son salidas programadas en las que un instructor titulado nos explica el manejo de la moto y las normas de seguridad que debemos tener en cuenta.

    Debemos seguir en todo momento al monitor. En cada moto sólo podrá ir el piloto y un acompañante, ambos equipados con chalecos salvavidas obligatorios. En las entrada y salida al puerto de Ribadesella, la velocidad ha sido limitada por las autoridades portuarias.

    La edad mínima para conducir motos acuáticas es de 16 años. Niños mayores de 12 años sí pueden subir en la moto pero no pilotarla, pues debe hacerlo un adulto.

    Todas las motos cuentan con el dispositivo de seguridad: «hombre al agua». En caso de caerse, la moto hará un pequeño círculo y se detendrá. Además, dispone de una amplia plataforma que permite una incorporación fácil tras la caída.

    Las motos son de última generación, cuentan con estabilizadores y reposapiés autodeslizantes; además, el sistema de dirección reduce la velocidad en determinadas maniobras.

    Advertencia: esta actividad no es recomendable para personas que sufran problemas de espalda, ni para mujeres embarazadas, ni es adecuado para quienes sufren afecciones cardiacas u otras dolencias graves.

    ¿Como manejar bien una moto de agua?

    Algunos consejos prácticos:

    1· Al subirte a la moto,  hay que tomarse su tiempo hasta familiarizarse con ella.
    2· Acelerar con suavidad y de manera progresiva.
    3· Mantener la distancia de seguridad con el resto.
    4 · Cuando el mar está en calma, es mejor estar sentado. Pero con cierto oleaje lo mejor es ponerse de pie para controlar la dirección.
    5 · Para frenar, sólo hay ir soltando el acelerador.

    Texto: © Ramón Molleda para ribadesella.com


    Coordenadas Latitud: 43.4625854 Longitud: -5.0594292
    amigos de ribadesellaasturias.comAmigos de Ribadesella